martes, 2 de octubre de 2007

GENERAL THAN SHWE, QUE VIVES EL SECRETISMO, ABANDONE EL PODER DE SU PAIS Y ENTREGUE A UNA NUEVA DEMOCRACIA, YA EL MUNDO LO VE COMO UN GENOCIDA..!!!

GENERAL THAN SHWE, QUE VIVES EL SECRETISMO, ABANDONE EL PODER DE SU PAIS Y ENTREGUE A UNA NUEVA DEMOCRACIA, YA EL MUNDO LO VE COMO UN GENOCIDA..!!!

O TAMBIEN CON EL RESTO DEL MUNDO, QUE REPUDIA LO QUE USTED HACE, NOS VA A SILENCIAR, REPRIMIR Y TODA CLASE DE COSAS EN LA QUE ES UN EXPERTO.

 

EN EL PLANETA, NOSOTROS LOS CIUDADANOS, YA NO QUEREMOS MAS DICTADORES, SEAN MILITARES PEOR AUN DEMOCRATICOS, SINO VERDADEROS SERES HUMANOS QUE GUIEN A TODOS HACIA LA UNIDAD, EL BIENESTAR, LA LIBERTAD Y LA TRANSPARENCIA. 


YA EL MUNDO LO VE COMO UN GENOCIDA..!!!

DIMITA, RENUNCIE, ABANDONE, FUERA, GET OUT, SEPPUKU, PERO VAYASE DEL PODER Y PERMITA LA LIBERTAD........

Espero entienda el concepto, o ya la corrupcion le cego el entendimiento y todas sus facultades. El genocidio o asesinato de masas es un delito internacional que consiste en la comisión, por funcionarios del Estado o particulares, de actos con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo formado por personas con ciertas características comunes como pueden ser: nacionalidad, etnia, raza, religión, ideología, sexualidad, etc. Estos actos comprenden la muerte y lesión a la integridad física o moral de los miembros del grupo, el exterminio, la adopción de medidas destinadas a impedir los nacimientos en el grupo o el traslado forzoso de todo o parte del mismo.

Esa definición es similar a la reflejada en la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, de 1948, y recogida en el Estatuto de la Corte Penal Internacional, de 1998, pero es objeto de cierta polémica en tanto a los grupos y a las acciones infligidas como a las causas por las que se llevan a cabo.


La palabra genocidio fue creada por Raphael Lemkin, judío de Polonia, en 1944, de las raíces genos (término griego que significa familia, tribu o raza) y -cidio (del latín -cidere, forma combinatoria de caedere, matar). Lemkin quería referirse con este término a las matanzas por motivos raciales, nacionales o religiosos. Luchó para que las normas internacionales definiesen y prohibiesen el genocidio.

El Acuerdo o Carta de Londres de 8 de agosto de 1945, que estableció el Estatuto del Tribunal de Nuremberg, definió como "crímenes contra la humanidad" los asesinatos y otras agresiones contra cualquier población civil o las persecuciones por motivos políticos, raciales o religiosos. En 1946, la Asamblea General de las Naciones Unidas confirmó los principios de Derecho internacional reconocidos por el Estatuto del Tribunal y proclamó la resolución 96 (I) sobre el crimen de genocidio, que define como "una negación del derecho de existencia a grupos humanos enteros", entre ellos los "raciales, religiosos o políticos", instando a tomar las medidas necesarias para la prevención y sanción de este crimen.

Esta resolución cristalizó en la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 260 A (III), de 9 de diciembre de 1948, y que entró en vigor en 1951.

La definición de genocidio plasmada en la Convención de 1948 ha sido acogida en el artículo 4 del Estatuto del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, de 1993, el artículo 2 del Estuto del Tribunal Penal Internacional para Ruanda, de 1994, y el artículo 6 del Estatuto de Roma de 1998, por el que se creó la Corte Penal Internacional.luk-s re piola


Regulación jurídica

Según lo dispuesto por la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, se entiende por genocidio cualquiera de los siguientes actos perpretados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso:

  • Matanza de miembros del grupo;
  • Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;
  • Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;
  • Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo;
  • Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.

Junto al genocidio se castigan otros delitos conexos, que son la asociación para cometer genocidio, la instigación directa y pública, la tentativa y la complicidad.

Las personas acusadas de genocidio serán juzgadas, de acuerdo con el artículo 6 de la Convención, en un tribunal competente del territorio donde se cometió el delito. No obstante, ha surgido paralelamente un derecho consuetudinario por el que los tribunales de cualquier Estado podrían juzgar casos de genocidio, aunque fueran cometidos por no nacionales y fuera de su territorio. También la Corte Penal Internacional puede conocer de este delito, siempre y cuando sea competente por haberse reconocido su jurisdicción.

La Convención afirma que es irrelevante que el acusado sea gobernante, funcionario o particular y declara que, a efectos de extradición, no se considerará al genocidio como delito político.

 

Solución pacífica de controversias, y respeto a la autodeterminación de los pueblos.
http://www.lahora.com.ec/frontEnd/main.php?idRegional=1&idSeccion=625420
Planeta tierra, 2 octubre 2007.

Más de mil "desaparecidos" en Birmania


BANGKOK, AFP
No hay más protestas en las calles de Rangún y muchos monasterios están vacíos en Birmania, pero las organizaciones de defensa de los derechos humanos están preocupadas por la suerte de más de mil bonzos y manifestantes, que fueron arrestados y sobre los cuales no hay noticias.

¿Qué sucedió con cientos de personas arrestadas desde el miércoles en el marco de la feroz represión llevada a cabo por las fuerzas de seguridad birmanas? ¿A dónde fueron llevados cientos de monjes budistas arrestados en sus monasterios, a menudo durante la noche? Las organizaciones no gubernamentales (ONG) se esforzaban el lunes por encontrar respuesta a estas preguntas angustiantes.

Golpizas e insultos
La Asociación de Asistencia a los Detenidos Políticos (AADP), que desde Tailandia trata de seguir el rastro de los presos políticos distribuidos en 43 prisiones en Birmania, estima que unas 1.


500 personas fueron arrestadas.

Los monjes budistas, adalides de las primeras manifestaciones pacíficas masivas de la semana pasada, fueron desvestidos, "recibieron severas golpizas, patadas y fueron insultados" por los soldados y sus acólitos, indicó esta asociación en un comunicado.

A lugares secretos
La Comisión Asiática de Derechos Humanos (CADH) sostuvo que "se cree que al menos 700 monjes y 500 civiles fueron arrestados y llevados a lugares desconocidos la semana pasada".

Estos detenidos, así como 150 personas arrestadas cuando comenzó el movimiento, en agosto, "deben ser considerados como desaparecidos, y no arrestados, hasta que se haya confirmado su localización y su condición", exigió la CADH.

Diplomáticos extranjeros confirmaron que cientos de monjes budistas y militantes que luchaban por la democracia habían fueron detenidos y conducidos a lugares secretos. Pero el corte de internet y el severo control de las autoridades obstaculizan las verificaciones.

Esperando al dictador
El jefe de la Junta Militar birmana, el general Than Shwe, ha aceptado reunirse con el enviado especial de la ONU para Birmania (Myanmar), Ibrahim Gambari, quien le pedirá que acabe con la brutal represión de las protestas populares.

El veterano "hombre fuerte" de Birmania, un experto en la guerra psicológica, ha hecho esperar dos días a Gambari creando la duda de si haría un desplante al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien encomendó al diplomático nigeriano viajar inmediatamente al país asiático.

El grupo disidente birmano La Voz Democrática de Birmania aseguró ayer que tiene pruebas de que los disparos del Ejército mataron la semana pasada a 138 personas en lugar de la decena admitida por el régimen. Uno de sus responsables, Aye Chan Naing, cree que el Gobierno está utilizando fábricas e instalaciones abandonadas como campos de internamiento de los arrestados de los últimos días. «Nuestro cálculo es que 6.000 personas han sido detenidas, incluidos 2.400 monjes», según el opositor.

El Gobierno trató de dar una sensación de normalidad al reabrir varias pagodas, incluida la de Sule, donde varios manifestantes murieron el jueves por disparos del Ejército. La presencia de soldados era ayer menor, pero internet y las llamadas de telefonía móvil internacionales seguían suspendidas. Grupos de militares seguían buscando en hoteles de Rangún a periodistas extranjeros con intención de deportarlos.


--
Publicado por THE WORLD FEDERATION.../... para MOVIMIENTO FENIX DE CUBA el 10/02/2007 07:12:00 PM