miércoles, 27 de diciembre de 2006

Movimiento Nacional por la Geniocracia Mundial del Ecuador. Presentacion

Gobierno Mundial Geniócrata del Ecuador

Movimiento Nacional por la Geniocracia Mundial del Ecuador

la primera asamblea constituyente del Movimiento para la Geniocracia Mundial del Ecuador en sus inicios

PROYECTO FENIX


APLICACION: GENIOCRACIA

Demos la bienvenida al Proyecto Fénix, con sus diversas aplicaciones, compiladas, modificadas y adaptadas a la realidad del país, por la reestructuración, social, económica, política, ideológica, filosófica y espiritual, un hábitat condimentado en base a la energía Crística y Búdica que lo sustenta todo, con el método de ciencia, genialidad, sabiduría y... Amor.

Este aplicación del proyecto Geniocracia va dirigido a todos los hombres que ya no quieren más guerras mundiales y que la guerra mundial de 1939-1945 sea verdaderamente la última, y que la bomba atómica de Hiroshima sea igualmente la última que haya matado a inocentes. Pero también a los científicos, a los genios e inventores que ya están hartos de ver cómo sus descubrimientos son explotados por los poderes políticos y militares con fines asesinos; a los hombres que no son ni científicos, ni genios, ni inventores, pero que piensan que los hombres más aptos deben tomar en sus manos el destino del mundo para salir del marasmo y la amenaza permanente de destrucción total en que actualmente está sumido. Tales hombres son los que tienen mayor imaginación y son capaces de inventar y de implantar estructuras mundiales nuevas y adaptadas a nuestra civilización: los científicos, los genios, los inventores, los sabios y los creativos.

Gobernar es prever. Los que gobiernan no han previsto nada, y, por tanto, son incapaces de gobernar.

Pero, ¿por qué son incapaces los que gobiernan? Porque han sido elegidos democráticamente para sus puestos y sin siquiera haber alcanzado el porcentaje requerido, para que la Constitución les ratifique como representativos del País.

La democracia total no tiene en cuenta en absoluto la inteligencia de los electores, lo que hace que la voz de un Einstein no valga más que la del último de los imbéciles, y como hay muchos más imbéciles que personas como Einstein, estamos bajo una dictadura de la imbecilidad. No hay más que mirar a nuestro alrededor para constatar los efectos que puede tener tal dictadura.

La democracia salvaje no puede ser más que una "mediocracia", pues la gente con inteligencia media es, necesariamente, la más numerosa (mediocre viene del latín "medius", que significa "que está en el medio").

La Geniocracia consiste en instalar en el poder, gracias a una democracia selectiva, a quienes tienen una inteligencia superior a la media, y no a quienes tienen más estudios cursados en los grandes centros de enseñanza, como sucede actualmente.

Hay genios tanto entre los obreros y los campesinos como entre los ingenieros o profesionales. Son ellos quienes deben tomar en sus manos el destino de la Humanidad antes de que sea demasiado tarde.

¿No es lo mínimo que se puede pedir que el mundo sea gobernado por personas más inteligentes que la media?

Siempre ha habido profetas de fin de milenio que han anunciado el fin del mundo, pero nunca tuvieron razones científicas para atemorizar a las poblaciones.

Actualmente, estos "profetas milenaristas" son eminentes científicos, grandes filósofos e incluso Jefes de Estado, pues, por primera vez en toda la historia de la Humanidad, el hombre tiene en sus manos el potencial para destruir toda la vida de su propio planeta, para autodestruirse en un formidable cataclismo nuclear.

Esto no había ocurrido jamás en todos los milenios y milenios que el hombre lleva existiendo en la Tierra, y nosotros tenemos la oportunidad, y digo bien, la oportunidad, de vivir esta época. La oportunidad de ser responsables del fin de la existencia de nuestra especie o de la entrada del hombre en la Era de la Luz, Edad Dorada o Era de la Información, en una nueva civilización orientada hacia el amor, la fraternidad y el pleno desarrollo personal.

Usted, que va a escuchar o leer lo que sigue a continuación, es uno de los responsables de esta última decisión que hemos de tomar frente a las generaciones venideras o... que no vendrán. No escuche o lea estas líneas como espectador indolente, apático, pasivo o indiferente sino como actor, ya que es de usted de quien se trata, de su vida.. ¡o de su muerte¡.

"La gente inteligente brillará como el resplandor del firmamento, y los que llevaron la justicia, como las estrellas" La Biblia, Daniel, XII

La Humanidad puede compararse a un cuerpo humano donde cada célula es un individuo. Ciertas células están hechas para formar parte de un órgano que sirva al conjunto para desplazarse, para digerir la comida, etc., y otras forman parte del lugar encargado de decidir en qué dirección va a caminar el cuerpo, qué alimento va a tomar, etc.; este lugar es el cerebro. Las células del cerebro son las más aptas para efectuar estas tareas, y por esta razón se encuentran en este órgano, pero no porque las otras células las hayan situado allí después de haber hecho una elección.

En el caso de la Humanidad, desgraciadamente esto es lo que pasa, lo que hace que algunas células hechas para estar en el pie se encuentren en el cerebro, lo que explica los problemas que todos conocemos...

No existe una superioridad de las células del cerebro sobre las del pie, sino una complementariedad, puesto que el cerebro sin el pie no se podría desplazar, ni por tanto sobrevivir, y el pie sin el cerebro no sabría en qué dirección ir y tampoco sobreviviría ¿No decimos además frecuentemente de alguien estúpido que piensa con los pies?...

Por tanto, es necesario que quienes son más aptos que los demás para pensar, reflexionar e imaginar, sean explotados por la sociedad para dirigirla, al igual que el cuerpo humano explota las células del cerebro en este sentido.

Poner a los genios al servicio de la Humanidad, en esto consiste la GENIOCRACIA.

LA GENIOCRACIA:

UNA DEMOCRACIA SELECTIVA

"Los que no se retractan jamás se aman más que a la verdad." J. JOUBERT.

El principio básico de la GENIOCRACIA consiste, por un lado, en hacer pasar a toda la población unos exámenes científicos de medición de la inteligencia y dar el derecho de voto solamente a quienes tengan una inteligencia en estado bruto (y no un determinado número de diplomas conseguidos) superior en más de un 10% a la media y, por otro lado, permitir que sean elegibles solamente aquellos hombres cuya inteligencia en estado bruto sea un 50% superior a la media (los genios).

¿Hay algo más natural que desear que quienes gobiernan sean efectivamente los más inteligentes?

La medición científica de la inteligencia de los individuos debe ser efectuada mediante exámenes que no favorezcan de ninguna manera a quienes hayan asistido a prestigiosas escuelas y conseguido muchos diplomas, sino que debe situar en pie de igualdad a obreros, campesinos e ingenieros.

Los genios que tengan acceso al poder podrán provenir de todas las clases sociales, de todas las razas y de todos los sexos. Por tanto, se trata de una democracia, pero de una democracia selectiva.

Este sistema evita que las voces de los genios, los dotados y los "sobre la media" sean anuladas por las de los "bajo la media", los atrasados y los retrasados. De este modo, sólo un 27,5% de la población se pronuncia en las votaciones.

De paso, es necesario destacar que el hecho de ser un genio no otorga por sí solo el derecho a formar parte del gobierno, sino sólo de ser candidato a un puesto en el mismo.

Entre un grupo de genios, los representantes más inteligentes de la población eligen democráticamente a quienes consideran más capacitados para formar un gobierno. La Geniocracia es, por tanto, un sistema de gobierno democrático.

CRISTO AL MUNDO ES AHORA

DESPERTAD.